Chi Kung: Un paréntesis de bienestar, de conexión con tu cuerpo y de serenidad para tu mente

El Chi Kung o gimnasia china para la salud y el rejuvenecimiento, es una práctica terapéutica milenaria, apta para toda edad y condición física destinada a potenciar nuestro estado de salud movilizando la energía del cuerpo para sanarnos y revitalizarnos.

Sus suaves movimientos aportan como beneficios:

  • Flexibilidad y tonicidad muscular
  • Prevención de contracturas
  • Consciencia corporal
  • Interiorización de una higiene postural proyectada en la actividad del día a día
  • Mejoría del funcionamiento de los órganos al proveerles de un espacio corporal no oprimido sino libre de tensiones
  • Mejoría de la salud
  • Consciencia y aumento de la capacidad respiratoria
  • Ralentización del proceso del envejecimiento
  • Relajación de la mente.
  • Calma de las emociones.

Combina ejercicios estáticos y dinámicos, de suaves movimientos, con estiramientos siempre coordinados con la respiración.

A diferencia de la gimnasia occidental, se basa en el movimiento sin esfuerzo muscular y sin aceleración cardiaca. Hoy sabemos que la sobre oxigenación que genera la gimnasia fundada en el esfuerzo muscular y el consumo de oxígeno, produce radicales libres que favorecen la degeneración y el envejecimiento prematuro.

Beneficios de la Consciencia Corporal

Además de todos estos beneficios quisiera remarcar cómo la práctica de Chi Kung es una gran aliada en el trabajo de quienes realizan Programas del control del Estrés, Ansiedad y gestión emocional a través de Mindfulness en su aportación de Consciencia corporal

Las emociones, los pensamientos, son a veces muy sutiles (o estamos muy desconectados) y no percibimos cuándo empiezan a instalarse en nosotr@s. Pero siempre se manifiestan a través del cuerpo. El cultivo de la sensibilidad de percepción corporal nos ayuda a darnos cuenta de las primeras señales de alerta que el cuerpo emite ante situaciones desencadenantes de estrés, ansiedad, estados emocionales y de ánimo no deseados. Nuestra baza para que esos desencadenantes no nos secuestren es poderlos gestionar al principio, cuando se forman y el cuerpo puede ser nuestro gran aliado si aprendemos a escucharlo.

Chi Kung nos ayuda a darnos cuenta que no sólo somos mente: también somos cuerpo.

Nos permite “habitar” nuestro cuerpo, cultivar una relación de complicidad con él, ser “amigos nuestros”.

La consciencia corporal nos permite desarrollar una relación con nosotros mismos en la que:

  • Somos conscientes de los síntomas a través de los que el cuerpo nos alerta del inicio de situaciones que gestionadas a tiempo no desembocaran en estados indeseables
  • Disfrutaremos y potenciaremos, a través de una mayor sensibilidad de los sentidos, las cosas agradables de la vida tantas veces desapercibidas por culpa la desconexión corporal.
  • Ante lo desagradable, el cuerpo nos ayuda a atenuar los síntomas psicológicos y mentales suavizando los síntomas físicos ayudados de la respiración y la liberación de la tensión física.

Como consecuencia de todo ello vamos entablando una relación de amistad con nuestro cuerpo que se convierte en un tono de amabilidad hacia nosotros mismos en todos los ámbitos de nuestra vida.

Leer más: Chi Kung, en spa para la mente y el cuerpo

Mercedes Rubio

Instructora Certificada de Chi Kung
Mindfulness Certified Teacher

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.

ACEPTAR
Aviso de cookies