Hoy quería compartir con vosotr@s un testimonio que me ha emocionado mucho.

Es de uno de los participantes que eligió el programa MBCT de 8 semanas para el Control del estrés en modalidad individual presencial en Soria.

Tras cada sesión hay un espacio de 7 días hasta que volvemos a vernos y se propone una serie de tareas para poder ejercitar en el día a día.

Pasada la primera sesión y tras el trabajo personal de la semana, volvimos a vernos para realizar la segunda sesión.

Uno de los puntos fuertes de la sesión es explorar qué tal ha ido la realización de las propuestas para la semana, de manera que el participante se pueda enriquecer de muchos aspectos de su experiencia que le han podido pasar desapercibidos. A través de ese “tirar del hilo” que le propicia la exploración al participante,  va conociendo su interior, sus reacciones y entendiendo el camino hacia donde le lleva Mindfulness.

Tras el intercambio de preguntas y reflexiones, me dice el participante:

“Lo que nunca me hubiera esperado es que en la primera semana iba a experimentar lo que he experimentado”

Yo me quedé expectante por la rotundidad del comentario y a la vez por su ambigüedad… qué significaría… 🤔

Y siguió explicándome:

“La persona que tantas veces me aconsejó en estos años que viniera me dijo que fue después de las 8 semanas cuando empezaron a hacerse visibles de manera creciente los beneficios”

 

“Hemos venido por cosas diferentes. Esta persona vino por el control del dolor y el estrés que le genera  su enfermedad crónica y yo por el control de las emociones que me arrollan, me causan estrés, nerviosismo y sufrimiento. Pero aún así, aunque hayamos venido por cosas distintas, yo venía con la predisposición de que ver resultados llevaría su tiempo”

Y prosiguió:

“Y en esta primera semana ¡me he dado cuenta!

Yo me quedé a la espera del “me he dado cuenta”, y no era un “dado cuenta de algo” sino de la capacidad de darse cuenta.

Me pareció impresionante la profundidad de ese “darse cuenta”, de ese descubrimiento vital de reconocer la capacidad de poder ser consciente, de percibir con claridad aspectos que estando presentes pasaban desapercibidos.

Me expuso muchos aspectos que de repente vio, y no hablaba de que “vio con claridad”, sino de que “vio”, así de sólido.

El camino de Mindfulness es un proceso que acompaña a la persona hacia la consciencia.  Darse cuenta, ver, hace a la persona libre, le permite elegir, decidir, dar sentido y eso abarca a la relación con uno mismo, con sus pensamientos, emociones, con los demás y con lo que trasciende.

Es un proceso apasionante y con un horizonte abierto hasta donde uno quiera crecer.

Con mis mejores deseos,

Mercedes Rubio

Silencio Mindfulness
Espacio de bienestar y control del estrés en Soria

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.

ACEPTAR
Aviso de cookies

Suscríbete a nuestro newsletter

Obtén GRATIS tu audioguía “Mindfulness en la Respiración” al suscribirte a nuestro email.