Hay dos momentos en el año que marcan un posible punto de inflexión, una posibilidad de reiniciar. Uno de ellos es septiembre, el inicio del “curso”. 

Muchos nos planteamos iniciar algo nuevo, retomar cosas que se abandonaron en el pasado o que se detuvieron en el verano.  

En cualquiera de los casos siempre serán decisiones que pensamos contribuirán a nuestro bienestar. 

Desde Silencio Mindfulness os hago varias propuestas, todas ellas sobre una misma base: cultivar la calma. 

Para cultivar la calma hace falta dominar la atención con el fin de no dejar que nuestros pensamientos y emociones se instalen en nosotr@s y nos lleven por derroteros que conducen cuando menos a la divagación infructífera, y no pocas veces a estados desagradables de rumiación. 

La calma obtenida a través de la atención nos ayuda a: 

  • No dejarnos atrapar por bucles mentales y emocionales  
  • Tomar consciencia de lo real y diferenciarlo de lo que construyo y “no es” 
  • Concentración y rendimiento en el trabajo, en los estudios
  • Gestión del tiempo
  • Relaciones de calidad, detectando lo que incurre en malestar
  • Aprovechar todas las pequeñas oportunidades que nos da el día para parar y compensar 

Puede que haya aspectos de nuestra vida que podrían mejorar si nuestra atención estuviera más fortalecida pero también puede ocurrir que la falta de calma nos esté llevando a estados que ya se han convertido en desasosiego constante, estrés y ansiedad. 

Según nuestras necesidades podemos cultivar la calma entrenando la atención desde diferentes formas de trabajo. 

“Ejercitar la atención” te ofrece entrenar tu calma y concentración  a través de una sesión semanal de 1 hora. De manera suave y progresiva se experimentan ejercicios en clase que después podrás poner en práctica a lo largo de la semana hasta la siguiente sesión.   

Con los programas “Control del estrés y la ansiedad” (de 4 y 8 semanas), conjunción óptima de la ciencia cognitiva y mindfulness, podrás conocer todos los mecanismos que acontecen en tu mente, cuerpo y emociones ante el estrés y la ansiedad y aprender a “desandar” el bucle que te ha llevado hasta esa situación. Todas las experiencias y ejercicios te brindaran autoconocimiento y el desarrollo de tus habilidades para trazar unas nuevas rutas de pensamiento, emoción y acción que te permitan llevar las riendas de tu vida. 

A través del grupo “Profundización en Mindfulness”, quienes ya realizaron el programa de 8 semanas MBCT, pueden mantener su práctica viva y seguir profundizando a través de 1 sesión semanal.  Es para much@s una oportunidad de regresar cuando recuerdan en la distancia los beneficios que obtuvieron y les gustaría volver a recoger aquellos frutos. 

Especialmente a ell@s decirles: Nunca es tarde. Si entonces te vino bien, cualquier día es el perfecto para volver a practicar. Lo difícil es el primer paso, pero en cuanto hagas la primera práctica sentirás que vuelves a tu hogar, a retomar el camino hacia tu centro

Con mis mejores deseos de contribuir a tu bienestar, 

Mercedes Rubio
Experto en Mindfulness. Certified Teacher MBCT 

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.

ACEPTAR
Aviso de cookies

Suscríbete a nuestro newsletter

Obtén GRATIS tu audioguía “Mindfulness en la Respiración” al suscribirte a nuestro email.