Según la naturaleza de cada se puede tener una fuerte inclinación a guardar, acumular.

“Por si lo necesito”, “Con lo que me costó”, “Los recuerdos que me trae”, “Es que me lo regaló…”

Y se convierte en un gran problema. Cuando sentimos falta de paz en nuestro hogar y al mirar alrededor en vez de sosiego lo que apreciamos es un cúmulo de cosas  que realmente sólo ocupan espacio, puede ser un buen momento para practicar Mindfulness enfocando la atención en cada estante, en cada cajón y obtener una gran enseñanza. 

Siempre puede ser un buen momento, pero el comienzo del verano puede ser uno de ellos. 

Ordenar, tirar, regalar, hacer espacio, puede ser algo tedioso o podemos hacer de ello una enriquecedora práctica de Mindfulness. No se trata de agobiarse y empezar a sufrir sino planteárselo con tiempo y hasta donde me dé tiempo. Empezamos por un estante y centramos la atención en el primer objeto… qué me sugiere, por qué lo tengo, fue un regalo, lo compré yo, por qué lo guardo… 

Habrá cosas muy evidentes, bien para tirar/regalar o guardar, pero habrá muchas ante las que no sepamos responder. Enfoca tu atención y reflexiona. No es fácil, es más cómodo dejarla por si acaso, pero recuerda por qué estás haciendo este ejercicio. 

Es importante que formules tu intención…

“Necesito que mi entorno contribuya a mi paz mental” sería la de algún@s, piensa cuál es la tuya. 

Realizando esta práctica ejercitas el desapego. Es una forma magnífica de experimentar la libertad que proporciona SOLTAR. Se empieza con objetos y ello te despierta una capacidad que vas proyectando a otros aspectos de tu vida. 

También puede constituir una buena enseñanza acerca del consumismo cuando te das cuenta de esas cosas que nunca les diste utilidad o que fueron innecesarias y que ahora su destino es ocupar sitio. 

Puede ser complicado hacerlo con profundidad en una primera vez. Una buena idea puede ser hacer una primera revisión y seguro que al experimentar los beneficios de la primera práctica y sus resultados te animas a repetir, ahora que estás ejercitad@ poniendo un filtro más estrecho. 

Reconociendo el gran esfuerzo que puede llegar a suponer pero sabiendo el gran beneficio que aporta tanto su práctica como los resultados, ¡aceptemos el reto si creemos que lo necesitamos!  

Con mis mejores deseos, ¡feliz verano! 

Mercedes Rubio 

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.

ACEPTAR
Aviso de cookies

Suscríbete a nuestro newsletter

Obtén GRATIS tu audioguía “Mindfulness en la Respiración” al suscribirte a nuestro email.