Existe una realidad, el mundo como tal, con sus acontecimientos y los hechos que suceden.

Pero cada uno de nosotros hacemos una interpretación de esa realidad y lo hacemos a través de nuestro mapa mental. Ese mapa se ha ido creando por la forma en que hemos ido aprendiendo a procesar la información, por el modo de percibir el mundo, por las creencias que hemos ido construyendo y los valores que hemos ido asignando a las cosas, dando significado a las experiencias que nos van ocurriendo.

El cerebro necesita entender, por eso interpreta. Es la base del aprendizaje, para podernos mover con un mínimo de certidumbre sobre lo que va a pasar y así poder tomar decisiones y relacionarnos con lo que acontece.

Pero…no deja de ser un mapa, el mapa de cada uno, diferente para cada cual.

La interpretación no se puede evitar, pero una vez hecha:

· respira 💨

· detente 🤚

· observa 🧐

A través de la plena atención toma conciencia de cómo es tu mapa, tus reacciones y a dónde te llevan.

Tu mapa, ¿te ayuda a ver nuevas posibilidades, a adaptarte mejor a los cambios, a construir nuevos caminos, o te limita y te limita la realidad?

Observa si tu interpretación se abre a las posibilidades que te ofrece la realidad o se ciñe a tu manera restringida de pensar, de tu mapa mental.

Puedes emplear la imaginación y contemplar un abanico de interpretaciones sobre el mismo hecho de tal manera que puedas reconocer la falta de solidez, la virtualidad de la realidad creada bajo la interpretación.

Si nos dejamos engañar por nuestra mente, nos alejamos del “aquí y ahora”

A través de Mindfulness entrenamos nuestra atención para poder cultivar el contacto lo más directo posible con la realidad, observando cuánta parte hay de realidad y cuánta de interpretación en cada percepción. Así podremos abrir las fronteras de nuestros mapas mentales y evitar que sigamos acomodando la realidad a nuestras plantillas, dejando de vivirla de una forma constreñida, encastillados, creyéndonos portadores de la única verdad, inflexibles, intransigentes, y perjudicados por el eterno lamento cuando la realidad no encaja en nuestro molde.

Como afirmó el filósofo Epícteto:

“Serenidad para aceptar las cosas que no puedo cambiar, valor para cambiar las cosas que puedo, y sabiduría para reconocer la diferencia.”.

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.

ACEPTAR
Aviso de cookies

Suscríbete a nuestro newsletter

Obtén GRATIS tu audioguía “Mindfulness en la Respiración” al suscribirte a nuestro email.